14.02.2023

Lamentablemente esta parte de la Homepage no está disponible en el idioma seleccionado. Estamos trabajando en ello y agradecemos su comprensión. Mientras tanto, lo invitamos a leer el apartado deseado en los siguientes idiomas:

Dr. Svenja Behrendt

Überlegungen zum Versuch des Unmöglichen: Die konzeptionelle Bewältigung von Unmöglichkeit in der Strafrechtstheorie und das Potential eines konstruktivistisch-diskurstheoretischen Rechtsverständnisses

Der Vortrag befasste sich mit der konzeptionellen Bew√§ltigung des Ph√§nomens der Unm√∂glichkeit in der Strafrechtstheorie. Es ging zentral um die Frage, unter welchen Umst√§nden ein Vorwurf strafrechtlichen Unrechts legitimiert werden kann, obwohl das Handlungsprojekt faktisch den beabsichtigen Erfolg nicht herbeif√ľhren wird oder es aus rechtlichen Gr√ľnden gar nicht als strafrechtlich relevantes Handlungsprojekt angesehen wird. Svenja Behrendt befasste sich idealtypisierend mit unterschiedlichen Ans√§tzen der Unrechtsbegr√ľndung, unterschied streng objektive (Objektivit√§t aufgrund eines deterministischen Weltbildes), schwach objektive (‚ÄěVerobjektivierung‚Äú der Verhaltensnorm, fiktiver objektiver Dritter als Ma√üfigur) und subjektive Ans√§tze. Es wurde dargestellt, weshalb kein Ansatz √ľberzeugen kann und weshalb es dem herrschenden gemischt subjektiv-objektiven Ansatz an einem belastbaren theoretischen Fundament fehlt.
Behrendts Kernthese lautet, dass das Problem in dem Rechtsverst√§ndnis und der Konzipierung der Verhaltensnorm liegt. Sie pl√§dierte daf√ľr, sich in der Fachdiskussion von der Annahme eines einheitlichen Normkonzepts zu l√∂sen. Lege man ein konstruktivistisch-diskurstheoretisches Rechtsverst√§ndnis zugrunde, werde deutlich, dass der Bruch einer strafrechtlichen Verhaltensnorm in allen strafrechtlich diskutierten F√§llen vorliege und die Frage in den Vordergrund r√ľcke, ob auf die Bet√§tigung eines auf den Bruch einer strafrechtlichen Verhaltensnorm gerichteten Willens √ľberhaupt kommunikativ reagiert werden m√ľsse und, wenn ja, ob dies auf f√∂rmliche Art und Weise geschehen m√ľsse. Wenn der beobachtende/beurteilende Interpret (z.B. Staatsanwalt oder Richter) nicht einmal in Bezug auf die abstrakte Verhaltensnorm die Ansicht des handelnden Akteurs teilt, dann bestehe grds. kein Anlass zur kommunikativen Reaktion. Anders sei das ggfs., wenn er ‚Äď ebenso wie der handelnde Akteur ‚Äď annimmt, dass es strafbewehrt untersagt ist, einen bestimmten Erfolg herbeizuf√ľhren (z.B. einen Menschen zu t√∂ten) und nur der Ansicht ist, dass die abstrakte Norm das konkrete Handlungsprojekt nicht untersagt (insbes. F√§lle des abergl√§ubischen Versuchs).

Zur Vertiefung vgl. Behrendt, ZfIStw 2023, 20

Dr. Svenja Behrendt

Attempting the Impossible: Impossibility in Criminal Law Theory and the Constructivist Discourse-Theoretical Concept of Law

The lecture dealt with the conceptual management of the phenomenon of impossibility in criminal law theory. It focused on the following question: Is criminal liability legitimate if the action project will not succeed or is not even considered criminally relevant for legal reasons? Svenja Behrendt dealt with different approaches to the justification of criminal wrongdoing, distinguishing between strictly objective (objectivity based on a deterministic view of the world), weakly objective ("objectification" of the behavioural norm, fictitious objective third party as a measuring figure) and subjective approach models. She elaborated on why no approach model is convincing and argued that the prevailing mixed subjective-objective approach leads to mostly acceptable results but lacks a resilient theoretical foundation.
Behrendt‚Äės core thesis is that the central problem lies in the legal understanding and conceptualisation of the behavioural norm. She argued against monist/objectivist concepts of legal ought‚Äôs (in the professional discussion). If a constructivist, discourse-theoretical understanding of the law is taken as a basis, it becomes clear that the breach of a criminal law norm of conduct is present in all of the cases which are under discussion in reference to impossibility. The focus shifts to whether it is necessary to react at all to the exercise of a volition directed towards the breach of a conduct norm and, if so, whether this must be done in a formal manner. If the observing/judging interpreter (e.g. a public prosecutor or a judge) does not even share the understanding of the acting agent that the criminal law entails the abstract conduct norm, then there is generally no need for a communicative reaction. The situation would be different if he or she - just like the acting actor ‚Äď is in agreement with regard to the abstract level of conduct norms (e.g. that it is prohibited under threat of punishment to kill a person) and is only of the opinion that the abstract norm does not prohibit the concrete action project (cases of superstitious attempt).

The corresponding paper published as Behrendt, ZfIStw 2023, 20

26.08.2022

Prof. Dr. Juan Pablo Montiel

Estructuras de responsabilidad y contextos anómalos

La principal premisa defendida por Juan Pablo Montiel es que la dogm√°tica jur√≠dico-penal presenta problemas serios de fundamentaci√≥n de la responsabilidad penal en supuestos distintos a los delitos consumados dolosos. En su opini√≥n, la doctrina ha intentado resolver todos los casos a partir de una adaptaci√≥n de las reglas de estos delitos a todos los contextos. Para clarificar los problemas, Montiel parte por diferenciar los conceptos de ‚Äúdelito‚ÄĚ y ‚Äúestructura de responsabilidad‚ÄĚ, y a partir de esta diferenciaci√≥n asume que existe un √ļnico concepto de delito, capaz de ser empleado en diferentes estructuras. Ese concepto de delito consiste en la conjunci√≥n de dos propiedades irrenunciables: por un lado la antinormatividad, que conecta al hecho con la noci√≥n de merecimiento o de injusto y, por el otro, la imputaci√≥n (a la acci√≥n y a la culpabilidad).
La distinci√≥n entre ‚Äúdelito‚ÄĚ y ‚Äúestructura de responsabilidad‚ÄĚ le permite finalmente a Montiel distinguir dos grupos de estructuras: la estructura principal y las estructuras subsidiarias. La estructura principal se corresponde con los delitos consumados dolosos y su car√°cter de ‚Äúprincipal‚ÄĚ responde a motivos hist√≥ricos, que se ven tambi√©n reflejados en la t√©cnica legislativa seguida de manera dominante a nivel global: los C√≥digos penales son c√≥digos de delitos dolosos, con reglas especiales para atribuir responsabilidad cuando no se cumplen las condiciones elementales. As√≠ aparecen las reglas de la tentativa y de la imprudencia, como excepciones a la regla de los delitos consumados dolosos. Sin embargo, justamente esta circunstancia muestra que la estructura principal necesita ser completada por estructuras subsidiarias ante la ausencia de un presupuesto del delito. En su presentaci√≥n Montiel defiende la existencia de dos estructuras subsidiarias: el delito de tentativa y los delitos de resultado defectuoso.
El expositor argumentó que solamente puede imponerse una pena en los casos de tentativa cuando se interpreta que aquí existe un delito autónomo, en lugar de una forma derivativa de responsabilidad. De lo contrario, se castigaría un supuesto en el que, pese a verse satisfechas las exigencias de imputación, falta la antinormatividad. En este sentido, interpreta Montiel que para lograr superar esta dificultad debe entenderse que la regulación de la Parte general que reconoce la tentativa ofrece la descripción de las propiedades que debe exhibir un comportamiento para ser tenido como antinormativo.
La segunda estructura de responsabilidad es denominada ‚Äúdelitos de resultado defectuoso‚ÄĚ. Dentro de ella est√°n comprendidos los casos de actio libera in causa, actio illicita in causa, imprudencia, etc. A saber, se incluyen en este topos todos los supuestos en los que el autor realiza un hecho t√≠pico bajo un defecto de responsabilidad provocado por s√≠ mismo. Para que en estos supuestos puedan darse de manera simult√°nea todos los presupuesto del delito es necesario atender a la acci√≥n con la que se provoca el defecto de responsabilidad, pero tomando en consideraci√≥n su capacidad para dar lugar de manera indirecta a la realizaci√≥n del tipo penal correspondiente.
Finalmente, Montiel se enfoc√≥ en la posibilidad de combinar entre s√≠ a las estructuras subsidiarias y en las consecuencias que pueden derivarse de esta combinaci√≥n. Entre ellas se destacan dos consecuencias especialmente relevantes para la comprensi√≥n tradicional de la teor√≠a del delito: en este sistema cabe la posibilidad conceptual de una tentativa en los llamados ‚Äúdelitos imprudentes‚ÄĚ y adem√°s debe excluirse del Derecho penal toda forma de ‚Äúimprudencia inconsciente‚ÄĚ.

08.04.2022

Prof. Dr. Wolfgang Spohn

El razonamiento con normas condicionales

La primera parte trata de las distinciones fundamentales en el debate de las normas: Normas como proposiciones de deber, normas categ√≥ricas y condicionales (= hipot√©ticas), normas e instancia normativas, validez impl√≠cita y expl√≠cita de las normas, normas como hechos emp√≠ricos desde la perspectiva externa de la tercera persona, normas como hechos genuinos, no reducibles descriptivamente a la perspectiva de primera persona. En lo que sigue se trata √ļnicamente esta √ļltima perspectiva.
En la segunda parte formula una crítica a la lógica jurídica, la cual intenta formalizar las conclusiones jurídicas, especialmente el silogismo jurídico, con los medios de la lógica clásica. Se utilizaron ejemplos para mostrar que estas conclusiones son en principio no monótonas o "derrotables" y se basan en un condicional no monótono, que no puede tratarse con la lógica clásica.
En la tercera parte fueron explicados brevemente los postulados b√°sicos de la l√≥gica de las normas categ√≥ricas. √Čstas conforman un sub√°mbito de las l√≥gica filos√≥ficas, a saber, la l√≥gica de√≥ntica, respecto a la cual ha surgido un sistema est√°ndar. Es estructuralmente id√©ntica a la l√≥gica dox√°stica (la l√≥gica de la creencia racional). Por supuesto, todas estas l√≥gicas nunca est√°n libres de objeciones.
La cuarta parte 4 trata de la extensión a una lógica de normas condicionales. Para ello, hay que profundizar en la lógica condicional desarrollada desde 1968, que estudia precisamente el condicional no monotónico necesario para formalizar las conclusiones jurídicas. Se trata de un terreno que se ha ramificado. Un enfoque importante, también defendido por Spohn, se basa en el llamado test de Ramsey y en una interpretación doxástica del condicional.
En la parte 5 se explica que este enfoque también es adecuado para entender las normas condicionales y su comprensión lógica. También se explicaron las dramáticas consecuencias que trae para la autocomprensión de la teoría jurídica el tomarse en serio este enfoque. Pero es necesario tomarlo en serio. La anterior autocomprensión basada en lógica clásica ha resultado finalmente inadecuada.
La parte 6 estuvo referida a la llamada paradoja de Chisholm. En la l√≥gica de√≥ntica no est√° claro c√≥mo tratarla adecuadamente. Spohn la introdujo para explicar una ambig√ľedad fundamental que impregna todo el discurso normativo (y que, seg√ļn Spohn, subyace a la paradoja): a saber, la ambig√ľedad entre las normas puras y las normas guiadas por hechos (por analog√≠a con la distinci√≥n entre valores intr√≠nsecos y extr√≠nsecos, o "bien en s√≠ mismo" y "bien como medio"). Las observaciones de Spohn sobre la l√≥gica de las normas condicionales eran igualmente ambiguas, pero en sentido estricto s√≥lo pod√≠an referirse a las normas puras.
En la parte 7 se brind√≥ una perspectiva de lo que todav√≠a tendr√≠a que lograrse para llegar tambi√©n a una l√≥gica de las normas orientadas a los hechos (que es casi siempre lo que est√° en juego en el contexto jur√≠dico y en todo caso en el silogismo jur√≠dico). Para ello, ser√≠a esencial abordar la llamada teor√≠a del rango, desarrollada y propagada por Spohn durante 40 a√Īos. La conferencia concluy√≥ con algunos "Take-home Messages":

1. La lógica clásica no sirve para la lógica jurídica.
2. Es necesario estudiar el condicional no monotónico.
3. Hay que distinguir estrictamente entre normas puras y normas basadas en hechos.

Para profundizar, cfr. Spohn, RPhZ 2022, S. 5‚Äď38

20.01.2022

Prof. Dr. Juan Pablo Ma√Īalich

La clausura de los sistemas de normas jurídico-penales en tanto sistemas de reglas constitutivas

La conferencia aborda la naturaleza del principio de legalidad penal como ‚Äúnorma de clausura‚ÄĚ (residual closure rule), cuestionando su caracterizaci√≥n habitual como norma seg√ļn la cual todo acto que no est√° ‚Äúprohibido penalmente‚ÄĚ se ‚Äúconsidera permitido penalmente‚ÄĚ. Pues esto implicar√≠a clasificar las normas penales de sanci√≥n -en la terminolog√≠a de Wesley Hohfeld- como normas regulativas, cuando m√°s bien deben entenderse como normas constitutivas, que desencadenan obligaciones de castigar dirigidas al poder punitivo. (De esto se desprende la raz√≥n por la Binding ya en la segunda edici√≥n de su ‚ÄúNormen‚ÄĚ se alej√≥ de su comprensi√≥n de las leyes penales como normas capaces de dar lugar a deberes).

A favor de la categorizaci√≥n de las normas penales sancionadoras como normas constitutivas habla tambi√©n la teor√≠a de las normas de Hart, seg√ļn la cual las sanciones legales son subformas de las denominadas normas secundarias de imputaci√≥n (secondary rules of adjudication), que deben entenderse generalmente como normas constitutivas que concretan las condiciones, la forma y las consecuencias de la aplicaci√≥n institucional y la ejecuci√≥n de las normas que conforman el sistema jur√≠dico correspondiente. Entre ellas, las normas (penales) de sanci√≥n son aquellas reglas que concretan o, al menos, limitan qu√© pena se impone por la violaci√≥n de aquellos deberes que est√°n flanqueados por la amenaza de sanci√≥n. La aplicabilidad de una norma penal de sanci√≥n resulta del hecho de que alguien, cuya conducta (imputable) ha cumplido los presupuestos de esta norma, ocupa una determinada posici√≥n institucional que se corresponde con la obligatoriedad (liability) de (Hohfeld), cuya posici√≥n correspondiente debe ser un poder (power) en los t√©rminos de (Hohfeld). En consecuencia, una norma de sanci√≥n penal es una regla constitutiva que establece as√≠ una ‚Äúequivalencia de pena‚ÄĚ (Binding), al vincular el cumplimiento de los presupuestos con la imposici√≥n de la sanci√≥n penal.

Esto nos lleva al problema original de hasta qu√© punto el principio de legalidad penal constituye una norma de clausura. Las reglas que forman un sistema que podr√≠a ser clausurado por la regla de clausura, por un lado, y la propia regla de clausura, por otro, deben ser categ√≥ricamente homog√©neas: una regla capaz de clausurar un sistema de reglas concreto debe pertenecer al mismo tipo de reglas que las del sistema. Adem√°s, siempre que se distinga entre posiciones "fuertes" y "d√©biles" en el sentido de Hohfeld -es decir, posiciones que resultan de tales reglas pertenecientes al sistema normativo en cuesti√≥n, por un lado, y las que resultan del hecho de que el sistema no conoce ninguna regla de contenido contrario, por otro-, surge la siguiente conclusi√≥n: El principio de legalidad penal debe entenderse como una norma constitutiva de clausura, seg√ļn la cual quien no es punible en virtud de una norma de sanci√≥n legal no puede ser castigado.

28.07.2021

Dr. Zhiwei Tang

Discusión sobre la teoría de la norma en el Derecho (penal) chino

La conferencia arrojará luz sobre el estado de recepción y el enfoque actual del debate sobre la teoría de la norma en el Derecho (penal) chino. Se abordarán tres cuestiones principales: (1) cómo se entienden las normas y la teoría de las normas en China; (2) el estado actual y los antecedentes del debate relativo a la teoría de las normas en China; (3) qué y en qué aspectos puede contribuir la teoría de las normas al desarrollo del Derecho (penal) chino.

I. El debate sobre el concepto de normas y la teoría general de las normas en China

La concepci√≥n predominante de las normas en China se basa en la teor√≠a de las sanciones, que se remonta al pensamiento estatal y jur√≠dico sovi√©tico-ruso. Sobre esta base, la doctrina de la doble naturaleza de las leyes penales se defiende predominantemente en el √°mbito del Derecho penal. Seg√ļn esto, las leyes penales son, por un lado, las normas de decisi√≥n dirigidas al juez, y por otro, las normas de comportamiento dirigidas a la generalidad. A diferencia de la distinci√≥n entre normas de comportamiento y normas de sanci√≥n en el sentido de la tradici√≥n alemana desde Binding, seg√ļn la doctrina de la doble naturaleza de las leyes penales, las normas de comportamiento y de decisi√≥n son dos caras de la misma moneda que no son independientes entre s√≠. Esta forma de entender las normas del Derecho penal ha ejercido una influencia que apenas puede ser sobreestimada en la teor√≠a convencional de los cuatro elementos del delito, que pasa por alto las diferentes estructuras de las normas de comportamiento y de las normas de sanci√≥n y el hecho de que ambas est√°n conectadas pero que deben ser consideradas por separado.

II. La recepción más reciente de la teoría de las normas desde los sistemas jurídicos extranjeros

Esta concepción convencional de las normas podría haber sido contrarrestada por la reciente recepción de conceptos jurídicos procedentes de Japón y Alemania. Sin embargo, esto no ha sucedido hasta ahora, porque la teoría de las normas ha sido hasta ahora sólo una figura marginal en el intercambio de la academia jurídica, y esta transferencia limitada y selectiva de conocimientos ha dado lugar a innumerables malentendidos.

III. Perspectivas de futuro: el desarrollo de la(s) teoría(s) de las normas en China

Sin reservas, la teor√≠a de las normas puede resultar fruct√≠fera para la discusi√≥n dogm√°tica del Derecho penal en China. Adem√°s de la disputa sobre la teor√≠a del delito, la teor√≠a de la norma puede ser de ayuda ejemplar para resolver otra serie de disputas dogm√°ticas, como el papel de los elementos cuantitativos en la mayor√≠a de los tipos penales chinos. Para ello, es √ļtil que primero se elabore una l√≠nea clara de desarrollo y las diferentes posiciones de la teor√≠a de la norma -o, m√°s precisamente, de las teor√≠as de la norma-. En este sentido, la labor del grupo de trabajo puede crear una base importante para el desarrollo posterior de la dogm√°tica del Derecho penal chino.

01.12.2020

PD Dr. David Kuch


Sistema jurídico - taxonomía de las normas - motivos para la acción

El artículo explora aspectos relativos a la teoría de las normas en el pensamiento jurídico de Joseph Raz (*1939). La atención se centra en sus primeras obras, publicadas entre 1970 y 1985, que integran una teoría institucionalista del Derecho (I.) en un contexto de la filosofía práctica global (II.). Ambas etapas de su movimiento de pensamiento contienen puntos de contacto con cuestiones de teoría de la norma en sentido estricto.

I. El marco teórico-jurídico: el positivismo institucionalista

Los primeros trabajos de Raz est√°n fuertemente influenciados por el cl√°sico libro de H.L.A. Hart ‚ÄúThe Concept of Law‚ÄĚ (1961) y rastrean la "doble institucionalizaci√≥n" (Paul Bohannan) del derecho. Su equivalente normativo es la distinci√≥n entre normas primarias y secundarias. Otras categor√≠as de normas, en particular la distinci√≥n entre normas de obligaci√≥n y normas de habilitaci√≥n, o normas legales y reglas pr√°cticas, se oponen a esta clasificaci√≥n.

II. Antecedentes filosóficos (jurídicos): teoría de las razones para la acción

‚ÄúPractical Reason and Norms‚ÄĚ (1975) es la principal obra del fil√≥sofo de Oxford sobre teor√≠a jur√≠dica. Su objetivo es formular una teor√≠a de la normatividad adecuada al Derecho, con el concepto de raz√≥n de la acci√≥n como centro de gravedad. La innovaci√≥n m√°s importante en la teor√≠a de las normas es la interpretaci√≥n de √©stas como "razones excluyentes". Adem√°s, Raz esboza una teor√≠a de las proposiciones normativas (enunciados independientes) que sigue a Hans Kelsen. Ambos temas han recibido hasta ahora poca atenci√≥n en Alemania (pero v√©ase Kuch, Die Autorit√§t des Rechts, 2016).

III. Entre el realismo y el escepticismo

El enfoque general parece caracterizarse por una peculiar coexistencia del realismo y el escepticismo. Aquí surge quizás una afinidad intelectual entre Joseph Raz y Ludwig Wittgenstein, que (junto con Max Weber) es probablemente una de las figuras de fondo más importantes de la teoría del Derecho analítica.